Mi relación con la comida. Angélica Liddell

Esperanza Pedreño protagoniza 'Mi relación con la comida', de Angélica Liddell JORGE BARRENO 

El arte dramático del mañana será un acto social en el que cada uno de nosotros participará, y quizás lleguemos, tras un periodo de transición, a unas fiestas majestuosas en las que intervenga todo el pueblo; en las que cada cual exprese y sienta sus emociones, su dolor, su gozo, donde nadie aceptará ya ser un mero espectador pasivo. El autor dramático entonces triunfará!. R. Wagner

Mi relación con la comida 
Obra de Angélica Liddell. Interpretada por Esperanza Pedreño.

Lo siento. No puedo. No puedo comer en ese lugar. (…) No puedo comer junto a esa gente. Van demasiado limpios y su ropa es demasiado nueva. Me dan asco. El mismo asco que yo le doy a un africano. Los zapatos de esa gente son demasiado caros. (…) Yo merezco el escupitajo del africano. Yo merezco el odio del africano. Yo merezco el odio del pobre. Y la gentuza que come dos platos y postre en ese lugar merece mi odio.

Un buen texto, duro y malsonante. Con seguridad poco digestivo sino fuera por una sencilla puesta en escena y la ductilidad interpretativa de Esperanza Pedreño que susurra los improperios a la miseria humana. ¡Enhorabuena! 


Angélica Liddell. Directora y actriz Nacida en Figueres, Girona, en 1966, crea la compañía ATRA BILIS TEATRO en 1993. Sus obras han sido traducidas al francés, inglés, rumano, ruso, alemán, polaco y portugués. Premio de dramaturgia innovadora Casa de América 2003 por La pasión anotada de Nubila Wahlheim. Premio SGAE de teatro 2004 por Mi relación con la comida. Premio Ojo Crítico segundo milenio 2005 por toda la trayectoria. Premio Notodo del público al mejor espectáculo de 2007 por Perro muerto en tintorería: los fuertes. Accesit del premio Lope de Vega 2007 por Belgrado. Premio Valle- Inclán 2008 por El año de Ricardo. Premio Sebastiá Gasch de Artes Parateatrales 2011. Sus últimas obras, El año de Ricardo, La casa de la fuerza y Maldito sea el hombre que confía en el hombre: un projet d’alphabétisation, Ping Pang Qiu y Todo el cielo sobre la tierra (El síndrome de Wendy) se han estrenado, entre otros, en el Festival de Aviñón, en el Wiener Festwochen y en el Teatro del Odeón de París. En 2012 recibió el Premio Nacional de Literatura Dramática por La casa de la fuerza y en 2013 ha sido galardonada con el León de Plata en la Bienal de Venecia de Teatro como reconocimiento a toda su obra.

Un horizonte falso. Alberto García-Alix




Un mundo de presencias alteradas atrapado en un instante de eterno silencio. Lo visible es aquí metáfora de sí mismo y de un pensamiento. Pensamiento como revelación alimentada en un monólogo que se tensa sobre un horizonte. Un horizonte falso...
Alberto García-Alix



Exposición fotográfica de Alberto García-Alix 
LA PRINCIPAL. TABACALERA | 11.02.2016 - 10.04.2016
Selección de imágenes del fotógrafo de sus cinco últimos años.



Las fotografías dialogan, a través de saltos temporales, con piezas del pasado del artista, prestando especial atención a obras inéditas.

Un horizonte falso se exhibió en la Maison Européene de la Photographie, MEP, de ParísEntre el 21 de Octubre 2014 y el 25 de enero de 2015, con la colaboración de AC/E y las principales galerías del artista: Kamel Mennour (París) y Juana de Aizpuru (Madrid). Para ella la editorial RM editó el catálogo expositivo. Diseño de N2 Estudio Gráfico.





Su último trabajo editorial  ‘MOTO’. 
+info en Cabeza de Chorlito

Extracto del texto de Alberto García-Alix:
La moto ha sido siempre el mayor estimulante de mis neuronas. Desencadena en ellas corrientes de felicidad. Ansias de vivir y de moverme, de sentir el sol jugando con mi sombra sobre las ruedas. El éxtasis de seguir rodando. Dando guerra. Dándole al mango, en argot motero…

Voy perdiendo reflejos y velocidad, pero no cabeza. Ésta sigue cuerda. Es decir, igual de loca y chalada —como el primer día— por la moto. Aún más, hoy, con los años, puedo verlas iluminadas en su metáfora. Soñarlas libres y conducirlas sobre un imaginario visual de viento. Una rapsodia de emoción eterna flota en el aire. Velocidad. Libertad. Creación. Fantasía… ¡Alma de circo!

Dos ruedas locas abrazadas a un cuerpo de insecto. Coleóptero de metal montado por una sombra en uniforme de cuero. Irreverente presencia de naturaleza hostil. Lista para salir rugiendo bajo la estrella de la fortuna… Carrera a veintidós vueltas. Ricino y gasolina iluminando altares y reliquias… Las manos embalsamadas de Mike Hailwood. El corazón de Agostini. Los latidos de Jack Findlay. El sufrimiento de Víctor Palomo. La ambición de Lorenzo…

Emoción a lágrimas. Vapores de épica. Cenizas… Los huesos del centauro moderno. Aventureros. Forajidos. Solitarios. Locos, cabalgando la máquina, subiendo marchas, acelerando… ¡Alegría!… Un sinfín apresado al aire. El bramar de los motores… Su expresionismo feroz. El latir de un imaginario visual alrededor de la moto… ¡Gass!…



Me gustan las fotos de Alberto.

Sin más explicación.

Las de ayer y las de hoy.




Anillos para una dama. De regalo de reyes




Anillos para una dama es una obra de teatro estrenada en 1973, por la que obtuvo el premio del espectador y la crítica, entre otros. 


Escrita en el 1971, por problemas con la censura no se estrenó hasta el 28 de septiembre de 1973 en el Teatro Eslava de Madrid, con dirección de José Luis Alonso. Con María Asquerino, José Bódalo, Armando Calvo y Charo López en los personajes principales. 

Tuvo un gran éxito, incluso llegó a representarse en México y Nueva York.

Imperdible obra.